Los beneplácitos de la vida al sur de Europa, entre los que se encuentra un clima suave, buena comida y amplios beneficios sociales, siguen atrayendo a los inversores residentes en otras latitudes para comprar una casa en las costas de España, Italia y Portugal.

Fuente: https://buenavibra.es/wp-content/uploads/2017/04/nerja_opt.jpg

La demanda extranjera sí se ha visto afectada desde marzo por las medidas de confinamiento en todos los países y por las restricciones a la movilidad, que dificultan la entrada de inversores interesados en comprar una residencia. Pero a partir de mayo comenzó a recuperarse, y tanto España como Italia han mantenido niveles de demanda positivos.

Pese a que Italia fue el país europeo donde más incidió el comienzo de la primera ola del covid-19, lo que provocó que la demanda internacional cayera drásticamente en marzo, el país transalpino muestra ahora una gran recuperación de la demanda internacional, con un incremento medio de 6 puntos en el tercer trimestre frente al mismo periodo del año anterior. De hecho, el 16% de las visitas a idealista Italia durante el pasado verano procedieron de localizaciones desde fuera de sus fronteras.

España siguió a Italia en la expansión descontrolada de la pandemia de covid-19, y con el periodo de desescalada la demanda procedente del extranjero se ha recuperado un (1) punto porcentual entre junio y septiembre frente al 3T de 2019, para quedarse en un 13% de foráneos interesados en comprar casa.

El mercado inmobiliario portugués también ha mejorado frente a marzo, pero no al mismo ritmo que los mercados vecinos a cierre de este informe a finales de septiembre. Pese a ceder un (1) punto porcentual frente a 2019, el 25% de la demanda foránea en el mercado luso es la más alta de los tres países analizados, lo que demuestra el peso de la compra por parte de extranjeros en el país vecino.

Con la llegada de la segunda ola de la pandemia, con mayor virulencia inicial en España, pero actualmente fuerte en Italia, Portugal y el resto del continente se está apreciando una tendencia a la ralentización en octubre.

En general, los precios no se han visto muy afectados por la crisis económica, aunque habrá que esperar a la evolución de la pandemia, en plena segunda ola, y con noticias alentadoras de una vacuna efectiva que podría llegar a comienzos o mediados de 2021. En los tres países coincide que las localidades costeras tienden a tener un precio unitario más elevado que el resto del territorio. Desde abril, el stock de viviendas a la venta aumentó levemente en España e Italia, aunque disminuyó en Portugal.

Estas zonas costeras, principalmente orientadas al turismo, han sufrido con mayor rigor el impacto del covid-19 por las restricciones de movilidad, que han impedido la llegada de millones de turistas este verano. Pero, aun así, los precios no cayeron sustancialmente como muchos esperaban a principios de marzo pasado. Las moratorias aplicadas a los préstamos hipotecarios de la vivienda, los distintos sistemas de mantenimiento del empleo en cada país (como los ERTE en España) y los bajos tipos de interés en toda Europa han apoyado esta estabilización de precios.

Fuente: https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2020/11/17/787894-la-demanda-desde-el-extranjero-sigue-interesada-en-comprar-casas-en-espana-italia-y

This article has 1 comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *