La burbuja de los centros comerciales en China amenazados por el ecommerceLa burbuja de los centros comerciales en China se acerca a un punto de no retorno. Sólo en los últimos cuatro años se han construido cerca de 4.000 nuevos complejos. El panorama inmobiliario ha cambiado y la explosión del ecommerce amenaza la supervivencia de estos gigantes, pero sus impulsores ya no pueden dar marcha atrás a no ser que encuentren un nuevo inquilino.

China alberga más de la mitad de los centros comerciales en todo el mundo, según la consultora inmobiliaria CBRE. Desde 2011 y hasta cierre de este año, el número de complejos se habrá disparado en más del 40%, según las previsiones de Deloitte, pero el mercado ya no puede soportarlo.

Wanda, el principal operador inmobiliario del sector en China, ha anunciado que cerrará el 30% de sus propiedades, mientras que Parkson ya ha cerrado 70 de sus centros comerciales en China tras registrar caídas del 58% en su beneficio en el país hace dos años.

“El escenario ha cambiado radicalmente, pero una vez que los promotores han comprado el terreno y empezado el desarrollo, no tienen salida a menos que encuentre un segundo comprador”, explicó Chen Lou, investigadora de retail en JLL, a WWD.

“De aquí a tres años se producirá el pico de oferta en el retail chino, pero más allá ya no hay muchos más centros comerciales planeados o construidos”, añade la experta. Pero junto a la saturación de oferta física, el sector inmobiliario del país se enfrenta al auge imparable de un nuevo competidor virtual: el ecommerce.

Según la Agencia Nacional de Estadísticas china, el consumo privado copó el 36% del Producto Interior Bruto (PIB) del país en 2013, el 50% en 2014 y el 60% en la primera mitad de año. Las ventas en retail han aumentado más de un 10% interanual cada mes en lo que va de año.

Sin embargo, el ecommerce gana cada vez más terreno. Las ventas online, excluyendo viajes y entradas para eventos, aumentarán un 42% en 2015 hasta 672.000 millones de dólares (617.290 millones de euros).

Este auge influye especialmente a los centros comerciales en las ciudades secundarias, donde los gigantes complejos dejan paso a inmuebles vacíos. “No sólo caen por el ecommerce, sino también porque su gestión no es buena y se entran en moda de bajo coste, que es la que se puede encontrar online más fácilmente”, explica Warner Brown, responsable senior e investigación en JLL.

Artículo visto en: modaes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *