Pedro Pablo Molina nos habla, entre otras cosas, de los atractivos de España para la población china, del soplo de aire fresco que significan estas inversiones en un sector inmobiliario estancado y de cómo trabaja Taiyangfangdichan para sumergir a los vendedores en un mercado totalmente nuevo.

 

¿Cómo surge Españachina?

Surge a raíz de otros trabajos que realizamos en el mercado chino, concretamente en el sector de las energías renovables. Directivos con los que teníamos contacto nos pidieron ayuda para encontrar viviendas en España con el objetivo de afincarse y vivir aquí. Cuando les encontramos  viviendas a ellos, no como empresa sino como conocidos, descubrimos  un mercado muy grande de personas chinas de clase media-alta que quieren comprar propiedades fuera de la China continental.

¿Por qué ahora China?

Históricamente China no ha sido un mercado que haya salido fuera a comprar. Pero ahora es un momento en el que está de compras. No solo en España, sino en Canadá, Australia, Reino Unido, etc. Nuestro país realmente es un mercado nuevo para ellos, casi desconocido, que poco a poco van conociendo. Hay mucha tradición en venta de propiedades a los chinos en países como Canadá, pero en España no. Aunque se va a consolidar porque son magníficos compradores.

¿Qué les atrae de España?

Todo lo occidental en general. La calidad de vida y la educación son los aspectos que más valoran a la hora de buscar una residencia. La educación para sus hijos: ven muy importante una formación en el exterior, y es muy normal que como paso previo compren una propiedad, como inversión, pero también para que sus hijos estudien y vivan aquí. Y después, en España y todo Occidente, encuentran unos estándares de seguridad y calidad de vida que en China no existen.

¿Es este cambio de paradigma del mercado chino, en el que se convierten en compradores, una posible solución al stock de viviendas que tenemos en España por la crisis inmobiliaria?

Los chinos son ahora mismo compradores reales en cantidades millonarias. De hecho si volvemos al ejemplo de antes, en Canadá hay unas cincuenta mil propiedades compradas con sus propietarios a la espera de obtener un permiso de residencia. En la Columbia británica, han tenido que poner un cupo, por ser un país formado a base de inmigración, de gente de fuera. Al llegar chinos que no viven en el país pero que sí están invirtiendo en el sector inmobiliario han tenido que regular la velocidad con la que están comprando propiedades. En España, que hay más de cuatro millones de propiedades en venta, el gobierno ha establecido un programa para traer inversión, pero hasta la fecha no ha tenido el suficiente éxito. Por dos razones: no está bien regulada, y la cuantía para adquirir una propiedad y con ella un permiso de residencia es alta, conretamente 500 mil euros. Esos son los dos condicionantes. Si se mejora la regulación, facilitará la llegada de más inversores. Por ejemplo, un inversor compra la vivienda y no sabe si su familia, sus mujer e hijos van a obtener el permiso de residencia. Ahora con la ley en la mano, solo tiene residencia claramente quien la compra, y eso se va a resolver. En China hay tal avidez de compra y tal atractivo hacia el Mediterráneo y España que si se flexibiliza un poco la cuantía, algo que ya ha anunciado el Gobierno, la cantidad de viviendas que se podrían vender sería enorme. Sería  una inyección de dinero increíble.

Es una realidad la gran demanda de viviendas que hay por parte de la población china en territorio extranjero, pero introducirse en el mercado chino es complejo ¿qué hace Españachina para entrar en él?

La primera forma de dar a conocer algo a alguien es a través de una comunicación que podamos entender todos. Lo que nosotros hacemos es básicamente, traducir al idioma que habla la mayoría de China, el mandarín. Los inmuebles que están en venta los mostramos de la forma más directa y accesible, además de traducidos, en una web alojada en China que es visitada por potenciales compradores.

En la época en la que vivimos en esencial el uso de medios digitales para la compraventa, pero las relaciones comerciales en persona son más efectivas…

La primera parte del proceso es cuando cogemos los inmuebles españoles y los publicamos en una web en chino, con una traducción correcta, que no es un asunto baladí. En la segunda parte, el futuro comprador quiere tener un contacto con el vendedor y la información se recibe en nuestras oficinas de China y actuamos como traductores para que la comunicación sea eficaz. También atendemos a través de un call center, donde las llamadas en China se atienden en horario chino y salvamos la barrera de la diferencia horaria. Y por último tenemos la posibilidad de ofrecer servicios más personalizados, más premium, donde los inmuebles aparecen en unos dossieres en chino, que se exponen en ferias en China y se les da en mano a los potenciales compradores. Es a lo que nosotros llamamos Producto Diamante, y está hecho para acelerar el proceso de venta y especialmente para garantizar un trato más directo.

¿Quién recibe esos dossieres personalizados?

Básicamente la Banca Privada, ferias de lujo y clientes a través de nuestros colaboradores, que son normalmente agencias inmobiliarias, que se llevan una buena comisión, pero que nos garantizan estar en muchas partes del país. Esta es nuestra forma de ayudar aquellos que quieren mejores condiciones y más facilidad a la hora de vender su producto en un mercado que es completamente nuevo.

Es común cuando se va a comprar una casa querer visitarla previamente ¿cuándo organizáis las visitas?

Cuando hay un cierto número de chinos de un área, por ejemplo de Shanghai, que quiere venir, los intentamos agrupar para que vengan y vean un conjunto de propiedades que hemos seleccionado con ellos. Ahí si recibimos una comisión de venta. Este es el valor añadido que ofrecemos frente a cualquier otro portal inmobiliario que se limita a anunciar para que comprador y vendedor se comuniquen entre ellos. Aquí como hay una diferencia de idioma tan grande, la única forma de facilitar el éxito de las operaciones es participando, a petición de cualquiera de las partes en la operación, como un servicio aparte. Ellos estudian el producto allí, por ello insistimos siempre a los vendedores en que cuanta más información en los anuncios mejor, y cuando vienen a visitar las propiedades a España, el porcentaje de venta es muy alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *