Los visados dorados no son nuevos, llevan ya varios años en funcionamiento. Nacieron en el año 2013, cuando todavía se hablaba de la crisis económica. Y esto es importante. La economía fue la que propició la creación de la conocida como Ley de Emprendedores y su internacionalización, el paraguas legal de estos visados dorados.

Entre ellos, como se puede leer en el artículo 63 de la norma, la inversión en España. Es decir, para poder tener un visado dorado, tienes que tener dinero para invertir.

«La inversión puede ser inmobiliaria o mobiliaria. La inversión inmobiliaria implica comprar inmuebles por valor de medio millón de euros. Inversión mobiliaria es aquellos con cuentas corrientes o productos financieros por 1 millón o 2 millones de euros si son letras del tesoro u obligaciones del Estado», explica Mauricio Belgrano.

Ya lo decía el por entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cuando se debatía el texto legal en el Congreso. Las visados dorados traerían dinero: «Gracias a este empeño político por el emprendedor, España da un paso más, un paso adelante en la salida de la crisis económica».

España, de los países que más las conceden: chinos y rusos, los más beneficiados.

Fuente: newtral.es

España ha concedido desde 2013 un total de 24.534 visados dorados a compradores e inversores y sus familiares.

«El perfil de los beneficiarios es una persona con gran capacidad económica, con una capacidad para invertir en España sin hipotecas ni cargas», dice Bargrano. En su despacho sobre todo han tramitado visados de oro otorgados por la compra de un inmueble superior a medio millón de euros.

Por nacionalidades, los ciudadanos chinos son los que más visados dorados han recibido, un total de 8,287. Los de nacionalidad rusa ocupan la segunda posición, con 6,185 y en tercer lugar Ucrania con 1.011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *